fbpx

IMPORTANCIA DEL PATRÓN RESPIRATORIO: Diafragma y postura | ONE X PILATES

La respiración es un mecanismo reflejo, que no obedece a una orden consciente, sino que es una actividad autónoma ejecutada por el Sistema Miofascial. A partir de ella podemos reorganizar dicho sistema devolviendo la movilidad, longitud y elasticidad a los tejidos retraídos.

El diafragma es el principal músculo de la respiración y que, conjuntamente a la musculatura abdominal forman una unidad funcional que se encarga también de la función postural. Por ello, cuando se producen cambios en la función respiratoria afectan al sistema motor, en forma de cadenas, creando compensaciones en otras zonas del cuerpo.

El patrón co-activador diafragma-musculatura abdominal se controla de manera central y es imprescindible para la postura bípeda erecta. Su función es sostener la Presión Intra Abdominal (PIA), mientras el patrón respiratorio (inspiración-espiración) hace que varíe la presión tórax-abdomen manteniendo su equilibrio. El movimiento de los miembros superiores e inferiores compromete la estabilidad del tronco, provocando que el diafragma se active de manera que ayude a estabilizar el tronco y produciéndose, a la vez, una modulación del movimiento de los miembros y de la frecuencia respiratoria.

Además de éste patrón, la musculatura del suelo pélvico también interviene, tanto en funciones respiratorias como posturales. Se ha demostrado que, ante un movimiento de los miembros periféricos del tronco, hay una actividad anticipatoria de dicha musculatura. De ésta manera, el cuerpo se prepara para llevar a cabo una buena base estable. Su mayor activación se produce durante la fase de espiración de la función respiratoria, y del mismo modo que la unidad funcional diafragma-musculatura abdominal, su activación combina actividad tónica y fásica facilitando el movimiento. Así, un trabajo respiratorio consciente predispone a una mejor activación y estabilización del tronco.

Para llevar a cabo un buen trabajo combinado de patrón respiratorio y postura, lo dividimos en tres fases:

Fase 1: Control motor, velocidad lenta, consciencia corporal y alineación de la columna.

Fase 2: Trabajo de resistencia en diferentes planos del espacio de manera dinámica, coordinación y Fuerza-Potencia progresiva de miembros superiores e inferiores con alineación de la columna.

Fase 3: Integración de los patrones de movimiento anteriores en las habilidades específicas del paciente.

De este modo realizamos una progresión desde lo más simple hacia los patrones motrices más complejos, teniendo siempre en cuenta tanto el nivel psicomotriz del paciente como la actividad a la que se dedique.

 

Juan Entenza Giraldez

Fisioterapeuta y Monitor de Pilates de ONE

Nº Colegiado: 2694 

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar