fbpx

El estudio postural como método diagnóstico y preventivo | ONE X POSTUROLOGÍA

La Posturología es una ciencia de base neurológica que nace en el siglo XIX y surge de la necesidad de los investigadores de la época de entender cómo se sostiene el hombre de pie y en equilibrio. Poco a poco, diferentes estudiosos fueron respondiendo a esta pregunta, descubriendo, además, la relación que existe entre la postura corporal y los captores sensitivos a través de las cuales recibimos referencias sobre nuestro entorno (ojos, pie, boca, piel, raquis, etc.), pues la información que recogen las distintas entradas sensoriales es enviada al cerebro a través del sistema nervioso central para que éste adapte la postura y pueda mantener el equilibrio.

Pero, ¿qué ocurre cuando hay algún problema visual, podal o dental y esa información es “defectuosa”? Pues que se producen alteraciones conocidas como síndromes del sistema postural fino que provocan desajustes en el sistema corporal en su conjunto y que pueden traer como consecuencia síntomas recurrentes y frecuentes entre la población, como dolor muscular o articular, lumbalgias, migrañas o cefaleas, mareos y vértigos, alteraciones respiratorias o digestivas e incluso déficits de atención y problemas cognitivos como la dislexia. Cualquier desajuste en algina de las estructuras corporales provoca un efecto mariposa en el organismo que puede afectar a varios órganos y así, por ejemplo, y según datos aportados por el doctor en quiropráctica Jean-Pierre Meersseman, entre un 30 y un 40 por ciento de los dolores de espalda pueden estar causados o agravados por una maloclusión dental.

El estudio postural, realizado mediante la investigación de la historia clínica (anamnesis) y la medición de tensiones en una plataforma estabilométrica, es un método diagnóstico que nos permite observar desequilibrios corporales que actúan, según lo explicado anteriormente, como factores de riesgo para la salud. El objetivo de este estudio es determinar la entrada sensorial afectada que está produciendo desajustes posturales. Después debe ser el terapeuta especializado (odontólogo, podólogo, optometrista o fisioterapeuta) el que realice el tratamiento, que en muchos casos será interdisciplinar –pues necesitará la implicación de más de un especialista- y que no estará orientado a paliar el síntoma sino a corregir la causa del problema en origen a través de la reprogramación neuro-físico-cognitiva para poder dar así soluciones realmente eficaces y duraderas a los pacientes.

Un enfoque clínico posturológico ayuda al paciente a tomar consciencia de su propio cuerpo y permite al terapeuta evaluar los errores de patrón de movimiento que, una vez mejorados mediante la reeducación postural equilibran el sistema corporal en su conjunto, ayudando a prevenir posibles lesiones o patrologías y mejorando el bienestar y la calidad de vida de las personas.

Sonia Bernárdez. Podóloga, posturóloga y cirujana del pie.

Directora clínica de ONE

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar